Pogba lidera al resarcido United

 

Jorge Valdano dio la clave hace años cuando afirmó que el fútbol es un estado de ánimo. Opinión que pasaría a la posteridad y que se reflejó en Old Trafford para cerrar el año. Este United es otro sin Mourinho, lanzado tras la destitución del portugués. Solskajer ha sido el pegamento necesario para unir a un grupo que sonríe y, más importante aún, se divierte con lo que hace. Eso transmite desde hace dos semanas, en comunión con una afición que celebró el tercer triunfo consecutivo.

No pudo contener el Bournemouth la euforia que se ha desatado en el cuadro de Manchester, más comprometido que nunca (4-1). Hasta tal punto que se divisa el cruce de Champions con el PSG con cierto optimismo, ahora desbloqueado cualquier razonamiento mental que privase de soñar. Eso ha conseguido el nuevo inquilino del banquillo de Old Trafford, capaz de potenciar virtudes y minimizar algunos errores que el United sigue cometiendo, no tan dañinos como con Mourinho.

Uno de ellos tiene nombre propio: Paul Pogba. El francés representa el cambio de un equipo que es hoy alegre y que juega con dinamismo. Descolgado como interior izquierdo, bien protegido por Matic y por Ander Herrera, el ex de la Juve suma cuatro tantos en tres jornadas. Más que en las diecisiete anteriores, señal de la libertad que le ha dado un inteligente Solskjaer que ha sabido extraer la mejor expresión de sus futbolistas. Con tacto y sin extravagancias.

Aclamado entre su hinchada, Pogba es el gran beneficiado del cese de Mourinho. El internacional francés vuela en Manchester, donde potencia su llegada desde la segunda línea, ejemplo de ello los dos tantos que pusieron al United en situación privilegiada. Llegó el actual campeón del mundo a tiempo para rematar una excelente jugada de Rashford con elástica incluida (4’) y cabeceó con suma potencia un centro preciso de Ander Herrera (33’). Old Trafford se rindió a su nuevo ídolo.

Ed Woodward prescindió de Mourinho y el United recuperó a sus jugadores. Se desperezó tarde el Bournemouth, prácticamente sentenciado con el tanto de Rashford. Apostó Solskjaer por agitar al equipo en ataque y el joven inglés culminó un buen centro de Martial (44’). Cantó la hinchada aunque Aké la enfrió con un remate con la testa al filo del descanso (45’). Intrascendente en base a la reacción de un United que controló el segundo tiempo, inquebrantable su actitud.

Otra vez, como diría el sabio de Valdano, el estado de ánimo catapultó al cuadro local. Con temple y con un Matic brillante en la interpretación de los espacios, el United maniató al Bournemouth, la madera privó a Pogba del ‘hat-trick’ y Lukaku, en fuera de juego que no acertó a ver el asistente, puso la guinda a otro triunfo que confirma que la solución a los males del equipo pasaba por cesar a Mourinho. Le salió caro al United, pero a cambio ahora vuelve a sonreír. Y se acerca al Arsenal.

FICHA DEL PARTIDO:

Manchester United, 4

De Gea; Young, Bailly, Lindelöf, Shaw; Matic, Ander Herrera (Pereira, 75’), Pogba; Lingard, Martial (Jones, 81’), Rashford (Lukaku, 69’)

Entrenador: Ole Gunnar Solskjaer

Bournemouth, 1

Begovic; Cook, Aké (Mings, 81’), Daniels; Ibe, Brooks (Mousset, 66’), Surman, Rico; Stanislas, King, Wilson (Fraser, 66’)

Entrenador: Eddie Howe

Goles: 1-0, Pogba (4’), 2-0, Pogba (33’), 3-0, Rashford (44’), 3-1, Aké (45’), 4-1, Lukaku (72’)

Árbitro: Lee Mason. Amonestó a Young (36’), Ander Herrera (50’). Expulsó a Bailly (79’)

Tomado de mundodeportivo

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.