El Madrid se refugia en Vinícius

 

Vinícius tiene estrella. Es indiscutible. El extremo brasileño volvió a encandilar a un Bernabéu necesitado de buenas noticias y lideró un triunfo contundente que deja encarrilada la eliminatoria. El Leganés tuvo su opción en la primera mitad, brlllante Braithwaite, pero perdonó y se diluyó en la continuación. Tendrá que hacer un milagro en Butarque para pasar.

Al Madrid le costó la faena. No está para regalos, en plena crisis de confianza. Por eso, le va la vida en un penalti. Por eso y porque sufre para sacar partido a sus ventajas y no concederlas al rival, sea el que sea. El Leganés de la primera parte tuvo más ocasiones y mejores que la Real en aquel primer acto, y se fue perdiendo a la pausa.

Cambiaron muchos nombres en el equipo blanco, que fue más intenso a costa de perder pedigrí. Odriozola y Reguilón ocuparon los carriles mientras Valverde y Ceballos escoltaron a Casemiro. El brasileño necesita minutos para recuperar los tiempos. Solari le mantuvo junto a Ramos y la delantera del domingo. A ojos de Solari, no hay más.

Pues bien, con ese perfil opuso el Madrid entusiasmo, especialmente por bandas. Con las punzadas constantes de Vinícius, incontenible para el carrilero Juanfran y el central Bustinza, y con las llegadas constantes de Odriozola junto a Lucas. Pero hubo pocas llegadas claras, más allá de un remate arriba de Benzema tejida entre Lucas y Odriozola, excelente en su movimiento sin balón. Pero las opciones meridianas fueron para el Lega, con Braithwaite como estrella. El danés, un rayo estuvo a punto de coronar un centro de Gumbau, se fue solo tras un error de Nacho en la marca y cruzó demasiado, y exigió la mejor versión de Keylor para sacar con reflejos un cabezazo tremendo.

Perdonó tanto el Lega que acabó pagando la cuenta. Todos los entrenadores tienen sus pedradas, no sólo es Solari con Isco. Pellegrino no es una excepción.Ayer metió a El Zhar, que está jugando poco, y ofreció toques de distinción. Lo peor fue forzar a Gumbau, con perfil de mediocentro, para ejercer de carrilero zurdo. Llegó bien, pero padeció para cerrar. Estuvo cerca en el penalti de Tarín a Odriozola que no vieron Gil Manzano ni Mateu, el hombre del VAR. No hizo falta al colegiado recurrir a la ayuda de Las Rozas cuando atropelló Gumbau a Odriozola, al borde del descaso. Ramos ejecutó el penalti, picado con Cuéllar, que le tocó la pelota. Antes de ejecutar la pena máxima, claro.

El gol reforzó al Madrid, que dominó con comodidad el duelo, y quebró la confianza pepinera. Cambió Pellegrino a Gumbau por Silva, que es carrilero, pero dejó de asomarse en ataque. Se impusieron los medios blancos, especialmente Valverde, y eso abrió vías claras por banda. Brillaron de nuevo Odriozola, que es incansable, y Vinícius, que es imparable. Pocos futbolistas tienen esa capacidad para superar rivales en poco espacio. Eso sí, no tiene gol. Tuvo tres oportunidades para engordar sus cifras, pero cuando no remata flojo lo hace desviado. Cuando temple el último toque será temible.

El caso es que de calidad anda sobrado, Lo demostró en el tramo final, cuando Benzema persiguió un balón mal gestionado por Bustinza,. el francés fue generoso con Vinícius y este, que pudo anotar, regaló el segundo a Lucas. Espléndido el francés también, sobre todo fuera del área. Allí también se asoció para elaborar el tercero, servido por Odriozola y firmado por Vinícius, a un toque. Mejor cuando no tiene opciones para elegir.

Ya por entonces estaba Isco en el campo. Entraron también Brahim Díaz para debutar y Cristo. Últimamente las mejores noticias llegan desde la Copa. Con lo necesitado que está el Bernabéu de alegrías. Los chicos tienen mérito.

Tomado de marca

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.