El mes que todo cambió en el Real Madrid

 

El día de Reyes el Real Madrid tocó fondo. Aquel 6 de enero en el que la Real Sociedad asaltó el Bernabéu (0-2), los de Solari se quedaron a diez puntos del Barça, quintos, con el entrenador cuestionado y algún jugador señalado por la afición. El equipo venía de igualar en La Cerámica ante el Villarreal y la hinchada, de escuchar a su técnico decir que no había que subestimar los empates. El ambiente, el juego y la dinámica, con el calendario reduciendo a gran velocidad la distancia que le separaba de la Champions, no eran ni de lejos los indicados para afrontar los duelos decisivos.

Un mes después, el Real Madrid se ha reenganchado emocionalmente a la Liga, a la espera de que el Barça tropiece y le permita acercarse en puntos, sacó un buen resultado del Camp Nou en la ida de semifinales de Copa, lo que le deja a un Clásico de distancia de pelear por el título en el Villamarín, y ya cuenta las horas para saltar al Johan Cruyff Arena, deseando que llegue el momento de competir en Champions.

El canterano se ha convertido en la mejor noticia del año y su entrada, casualmente o no, ha coincidido con una clara mejoría de jugadores como Sergio Ramos, Varane o Casemiro, que están en el pico más alto de forma de la temporada y han aportado solidez al equipo. También han dado un paso adelante Kroos y Modric, los dos motores de la nave. Y qué decir del timonel Benzema.

Estos partidos y el hecho de que la enfermería se haya ido vaciando han permitido a Solari modelar su once ideal. El de su mayor confianza. Para Ámsterdam, con Bale opositando tras su gol en el derbi, el argentino deberá volver a elegir, a tomar decisiones. Ya van quedando menos opositores que le rechisten. El último mes es el mes de Solari. El que tiene por delante también puede serlo.

Tomado de marca

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.